Transporte público en Croacia

Moverse por el país no presenta ninguna dificultad. Todas las zonas de interés están bien comunicadas.

Desde aquí aconsejamos el transporte público que además de ser más rápido y cómodo se contribuirá con la naturaleza del país a nivel ecológico.

Una muy buena opción es viajar en autocar. Las estaciones suelen estar situadas en el casco urbano o en las inmediaciones. En autocar se puede llegar prácticamente a todas los lugares del país ya que si se quiere dirigirse a una isla se podrá hacer sin bajarse del autocar porque este se transportará en barco cuando sea necesario.

La modalidad más barata es el tren. Es lento pero seguro y la única pega es que las infraestructuras por el sur sólo llegan hasta Split.

Los barcos son la modalidad más atractiva por sus vistas y las brisas. Normalmente hay un horario reducido en temporada baja, centrándose en los útiles para los croatas que habitan las islas y amplio en temporada alta. Tienen un horario marcado que permite ir a la isla a primera hora y regresar en el último barco.

Los principales puertos de acceso a las islas son: Dubrovnik para las Mljet y las islas del sur; Split para Hvar, Korcula, Skrip y Brac; y Zadar para el Parque Nacional de las Islas Kornati.

Por último si se quiere optar por el transporte privado se puede acudir al alquiler de coches. Las carreteras son aceptables, pero los conductores temerarios. No habrá problema para encontrar estaciones donde repostar. La mayor complicación será aparcar el coche cerca del casco urbano, ya que suele estar plagado de automóviles locales. Hay que fijarse muy bien en la cobertura del vehículo, ya que esto nos puede dar más de un disgusto a la hora de tener un accidente y encontrarnos que el seguro no cubre la mayoría de los daños ocurridos.

Dentro de las ciudades, no haría falta ningún tipo de transporte, ya que todos los puntos son accesibles a pie y además así podremos adentrarnos más en la cultura croata.