Qué ver en Split

Pocas ciudades pueden presumir de estar construidas dentro de un Palacio Romano como la juvenil y evocadora Split. El Palacio fue construido por Diocleciano en el S.IV, donde pensó retirarse después de su mandato como emperador.

La antigua Spalatum tiene una historia valiente y en el interior de esta Ciudad-Palacio se refugiaron primero los habitantes de la región cuando comenzó el declive del Imperio Romano, convirtiendo el interior del Palacio en una ciudad y después una multitud de croatas cuando huían del ataque Serbio. Esto ha hecho que Split tenga un carácter muy personal y que en cada muro de sus edificios se respire historia.

Lo mejor para comenzar la visita es acercarse al paseo marítimo y entrar por la Puerta de bronce. A primera vista no se verá, pero esta entre las tiendas nº 22 y nº 23. Una vez dentro del Palacio, podremos acceder a los sótanos, donde se cree dormían los esclavos. Desde ellos accederemos al Peristilio rodeado de columnas y donde podemos sentarnos a ver pasar la gente mientras un camarero nos sirve un refresco.

splitDesde el Peristilio podemos acceder a diferentes edificios que están rodeándolo. Se puede comenzar por el vestíbulo, antigua sala donde esperaban las visitas por el que se accede a los apartamentos imperiales, donde con imaginación y el fabuloso trabajo de restauración podemos hacernos una idea de las distintas dependencias. Dentro también podremos disfrutar del Museo etnográfico.

Accedemos de nuevo desde el Peristilio al antiguo mausoleo de Diocleciano, la Catedral de San Domnio. La puerta de la entrada tiene esculpidos 28 paneles que cuentan la vida de Jesús. Una vez dentro hay que disfrutar de los Altares de Domnio y San Anastasio, el pulpito, y del resto del maravilloso mobiliario que encontraremos. Visitaremos la Cripta, donde nace una fuente de agua que según cuentan los creyentes devuelve la vista a los ciegos. Para terminar podremos subir al campanario y disfrutar de las increíbles vistas que nos regala de la ciudad.

De vuelta al Peristilio, y tras observar la esfinge que lo reina, podemos pasear hasta el Templo de Júpiter al cual se accede por una callejuela frente a la entrada a la Catedral. Este templo fue transformado en el Baptistero de la Catedral a finales del S.XIX.

Justo en el otro extremo del Palacio se encuentra el Museo Municipal, situado dentro del elegantísimo Palacio Paplíc, casa de una adinerada familia del S.XV, con lo que nos podremos hacer a la idea de cómo vivían los ricos de la época.

El Palacio en general tiene cuatro puertas, Puerta del Oro al norte, Puerta de Plata al este, Puerta del hierro al oeste y Puerta del bronce al sur. La fachada norte era la más importante y por ello la más decorada. Encima de cada puerta se solían construir pequeñas capillas de la que se conserva la de la Puerta del Hierro, la Capilla de Nuestra señora del Campanario del S.XI, con uno de los campanarios más antiguos de la región.

splitA las afueras del recinto del Palacio podemos encontrar distintos lugares de interés como la Plaza del pueblo (Narodni Trg), que se encuentra nada más salir de la Puerta del Hierro. En ella disfrutaremos de la pequeña torre romana del reloj, el Antiguo Ayuntamiento presidido por el escudo de la ciudad y el magnifico Palacio Ciprianis de estilo románico tardío del S.XIV.

Siguiendo hacia el sur y en paralelo a la fachada del Palacio, encontraremos la encantadora Plaza de los Hermanos Radíc, que cuenta con edificios tan sublimes como el Palacio Milesi o la Torre del Kastel Veneciano.

Otra visita obligada es la Plaza de la Republica, situada en paralelo al Paseo Maritimo. Es un lugar con personalidad, recreado con soportales, imitando la Plaza de San Marcos de Venecia. Justo en la parte trasera de esta plaza se puede encontrar el Teatro de la ciudad.

Una visita a Split no esta completa sin relajarse paseando por “Riva”, el paseo marítimo. Para después alejarse del centro dirección norte buscando el Museo Arqueológico, con una colección de sarcófagos increíble o hacia el oeste hasta el Museo de monumentos croatas donde se conservan restos medievales de la zona.

Para poderse dar un baño, nos acercaremos a la playa Bacvice, en el mismo centro de la ciudad, pero si queremos algún sitio más tranquilo podemos alejarnos de la ciudad y buscar alguna de las muchas calas, tranquilas y apartadas.

Noches de Split

Las noches en Split son muy animadas debido al carácter juvenil de la ciudad. En temporada alta se pueden encontrar terrazas por todas partes y sobretodo por el paseo marítimo. En las cercanías del Palacio se encuentra el autentico Caffe Gaga, detrás del Antiguo Ayuntamiento. Dentro del Palacio también se encuentran buenos bares como Ghetto Klub. Aunque la zona más animada en verano como es de esperar es la de la playa, con sus terrazas expuestas a la brisa marina.