Gastronomía y platos típicos croatas

La gastronomía en Croacia es variada y de calidad. Debido a la variada climatología del país se pueden disfrutar diferentes manjares a lo largo del viaje.Lo mejor es apartarse de los grandes salones o los comedores de los hoteles y aventurarse a los pequeños y familiares “konobas”, donde podremos comer a buen precio comida tradicional croata.

Otra alternativa sugerente si se prefiere comer al aire libre es comprar comida en los mercadillos que encontraremos a los largo del país. En ellos podemos encontrar todo tipo de panes, empanadillas de carne o queso y unos fabulosos buñuelos.

En la costa prima el pescado y el marisco. Podemos probar los maravillosos arroces que preparan en el norte, el más recomendado el negro arroz a la tinta de sepia o los pasteles de bacalao y en la zona sur los calamares o las cigalas en salsa de vino blanco. En todo el litoral tienen una forma especial de cocinar la carne y el pescado, la peka, lo envuelven y lo entierran entre las brasas lo que le dará un sabor muy peculiar. Los pescados que predominan son la trucha y la caballa, pero sobretodo tenemos que buscar el Brodetto, pescados troceados cocinados en vino blanco aromatizado. Las ostras es una especialidad del país y se pueden encontrar por todo el litoral.

En la región de Zagreb debemos buscar los riquísimos, Salamaijada y salchichas, embutidos aromatizados de Samobor. De la zona también podremos probar strukle, pastelitos de huevo y queso o si quedan fuerzas el postre local samoborska Kremsnica, que dejará un sabor cremoso en el paladar. No hay que olvidarse del pavo, cocinado siempre con maestría.

En la zona de montaña, se puede degustar cochinillo asado y sobretodo truchas rellenas de Plitvice, increíblemente frescas.

Seguido, por todo el país encontraremos ensaladas, siempre de repollo preparado de distintas formas y sobretodo el plato estrella de Croacia el cobanac, compuesto por siete tipos de carnes diferentes servido con judías.

Para beber, además de la oferta típica internacional podemos disfrutar de una colección muy sugerente de aguardientes para el aperitivo preparados de distintas frutas como la pera o la uva, pero se aconseja el Marischino, hecho a partir de una cereza especial de la región de Zadar. También podremos pedir en cualquier sitio cerveza, aconsejamos probar la nacional.

Pero por supuesto la estrella del país son los vinos. Hay una variedad infinita, blancos, tintos o rosados, de calidad o corrientes… No hay excusa válida que permita regresar sin haber catado más de uno.

En resumen Croacia ha sabido mezclar lo mejor de los sabores Mediterráneos, con lo mejor del interior, creando una gastronomía digna de descubrir.